Archive for Kali

octubre 29th 2018

¿Cuánta SWAP debería usarse en GNU/Linux?

Número de lecturas: 280
{lang: 'es-419'}

¿Cuánto debería ser el tamaño del intercambio? ¿El intercambio debe ser el doble del tamaño de la RAM o debería ser la mitad del tamaño de la RAM? ¿Debo cambiar si mi sistema tiene varios GB de RAM?

Quizás estas son las preguntas más frecuentes sobre la elección del tamaño de intercambio durante la instalación de Linux.

No es nada nuevo. Siempre ha habido mucha confusión en cuanto al tamaño del intercambio.

Durante mucho tiempo, el tamaño de intercambio recomendado fue el doble del tamaño de la RAM, pero esa regla de oro ya no se aplica a las computadoras modernas. Tenemos sistemas con tamaños de RAM de hasta 128 GB, muchas computadoras viejas ni siquiera tienen esta cantidad de disco duro.

Pero, ¿qué tamaño de intercambio asignarías a un sistema con 32 GB de RAM? 64 GB? Eso sería una pérdida ridícula de disco duro, ¿no?

Antes de ver cuánto tamaño de intercambio debe tener, primero sabremos rápidamente una o dos cosas sobre la memoria de intercambio. Esto te ayudará a entender por qué se usa el intercambio.

La explicación se ha simplificado para (casi) la comprensión de todos.

Un sistema usa la memoria de acceso aleatorio (también conocida como RAM) cuando ejecuta una aplicación. Cuando hay pocas aplicaciones ejecutándose, tu sistema se administra con la RAM disponible.

Pero si hay demasiadas aplicaciones en ejecución o si las aplicaciones necesitan mucha RAM, entonces el sistema se mete en problemas. Si una aplicación necesita más memoria pero toda la RAM ya está en uso, la aplicación se bloqueará.

El intercambio actúa como un respiro para tu sistema cuando la RAM está agotada. Lo que sucede aquí es que cuando la memoria RAM está agotada,  Linux usa parte de la memoria del disco duro y la asigna a la aplicación en ejecución.

Eso suena genial. Esto significa que si asignas como 50 GB de tamaño de intercambio, tu sistema puede ejecutar cientos o quizás miles de aplicaciones al mismo tiempo? ¡INCORRECTO!

Ya ves, la velocidad importa aquí. Un SSD accede a los datos en microsegundos mientras que, como un disco duro normal, accede a los datos en milisegundos. Esto significa que la memoria RAM es 1000 veces más rápida que la SSD y 100.000 veces más rápida que la unidad de disco duro habitual.

Si una aplicación depende demasiado del intercambio, su rendimiento se degradará ya que no puede acceder a los datos a la misma velocidad que lo haría en la memoria RAM. Entonces, en lugar de tomar 1 segundo para una tarea, puede llevar varios minutos completar la misma tarea. Dejará la aplicación casi inútil. Esto se conoce como thrashing (agitación) en términos informáticos.

En otras palabras, un pequeño intercambio es útil. Mucho de esto no servirá para nada.

¿Por qué es necesario el intercambio?

Hay varias razones por las cuales necesitarías un intercambio.

Si tu sistema tiene memoria RAM de menos de 1 GB, debes usar swap ya que la mayoría de las aplicaciones agotarían la memoria RAM pronto.
Si tu sistema usa aplicaciones de recursos pesados ??como editores de video, sería una buena idea usar algún espacio de intercambio ya que tu RAM puede agotarse aquí.
Si usas hibernación, debes agregar intercambio porque el contenido de la memoria RAM se escribirá en la partición de intercambio. Esto también significa que el tamaño del intercambio debe ser al menos del tamaño de la RAM.

Evita eventos extraños como un programa que se vuelve loco y come RAM.

¿Necesitas cambiar si tienes mucha RAM?Esta es una buena pregunta de hecho. Si tienes 32 GB o 64 GB de RAM, es posible que tu sistema nunca use la RAM completa y, por lo tanto, nunca use la partición swap.

Supongo que si tu sistema tiene 32 GB de RAM, también debería tener un disco duro de 100 GB. Asignar un par de GB de intercambio no hará daño. Proporcionará una capa adicional de ‘estabilidad’ si un programa defectuoso comienza a usar incorrectamente la RAM.

¿Puedes usar Linux sin intercambio?

Sí, puedes, especialmente si tu sistema tiene mucha RAM. Pero como se explicó en la sección anterior, un poco de intercambio siempre es aconsejable.

¿Cuánto debería ser el tamaño del intercambio?

Ahora viene la gran pregunta. ¿Cuál debería ser el espacio de intercambio ideal para una instalación de Linux?

Y el problema aquí es que no hay una respuesta definitiva a esta pregunta sobre el tamaño del intercambio. Solo hay recomendaciones.

Diferentes personas tienen una opinión diferente sobre el tamaño de intercambio ideal. Incluso las principales distribuciones de Linux no tienen la misma pauta de tamaño de intercambio.

Si sigues la sugerencia de Red Hat, recomiendan un tamaño de intercambio del 20% de RAM para los sistemas modernos (es decir, 4 GB o más de RAM).

CentOS tiene una recomendación diferente para el tamaño de la partición de intercambio. Sugiere que el tamaño del intercambio sea:

Dos veces el tamaño de la RAM si la RAM es inferior a 2 GB.
Tamaño de la RAM + 2 GB si el tamaño de la RAM es más de 2 GB, es decir, 5 GB de intercambio para 3 GB de RAM
Ubuntu tiene una perspectiva completamente diferente sobre el tamaño de intercambio ya que toma en cuenta la hibernación. Si necesitas hibernación, se necesita un intercambio del tamaño de RAM para Ubuntu.

De lo contrario, recomienda:

Si la RAM es inferior a 1 GB, el tamaño del intercambio debe ser al menos del tamaño de la RAM y, como máximo, el doble del tamaño de la RAM.
Si la RAM es más de 1 GB, el tamaño del intercambio debe ser al menos igual a la raíz cuadrada del tamaño de la RAM y, como máximo, el doble del tamaño de la RAM.
Si se utiliza la hibernación, el tamaño del intercambio debe ser igual al tamaño de la RAM más la raíz cuadrada del tamaño de la RAM.
¿Confuso? Sé que es confuso. Esta es la razón por la que he creado esta tabla que indicará el tamaño de intercambio recomendado por Ubuntu en función de su tamaño de RAM y la necesidad de hibernación:

Tamaño de RAM Tamaño Swap (sin hibernación)  Tamaño Swap (con hibernación)
 256MB  256MB  512MB
 512MB  512MB  1GB
 1GB  1GB  2GB
 2GB  1GB  3GB
 3GB  2GB  5GB
 4GB  2GB  6GB
 6GB  2GB  8GB
 8GB  3GB  11GB
 12GB  3GB  15GB
 16GB  4GB  20GB
 24GB  5GB  29GB
 32GB  6GB  38GB
 64GB  8GB  72GB
 128GB  11GB  139GB

 

¿Cuánto tamaño de intercambio usas?

La respuesta nunca es simple. Como dije anteriormente, durante mucho tiempo, se recomendó que el intercambio sea del doble del tamaño de la RAM. De hecho, mi edición Dell XPS 13 Ubuntu tiene 16 GB de tamaño de intercambio para una memoria RAM de 8 GB. Entonces, incluso Dell decidió seguir con la regla de oro de swap = 2xRAM.

 

Fuente:

https://maslinux.es

junio 26th 2017

Error en servidor Centos: Server unable to read htaccess file, denying access to be safe

Número de lecturas: 11205
{lang: 'es-419'}

En ocasiones por permisos de usuarios se cambian las configuraciones y no permiten ver el contenido del sitio web. Si se presenta este error: Server unable to read htaccess file, denying access to be safe

Basta con utilizar esta instruccion para un servidor Centos:

#chmod -R 755

Para servidores Ubuntu o basados en Debian:

$sudo chmod -R 755

 

enero 30th 2017

Esta Wi-Fi es de pago para todos menos para los hackers

Número de lecturas: 1883
{lang: 'es-419'}

Figura 1: Esta Wi-Fi es de pago para todos menos para hackers

La historia que os voy a narrar inicia su andadura en un avión rumbo a los Estados Unidos aunque he de decir que mi destino final era un país asiático. Resulta que este vuelo, como muchos vuelos internacionales, tiene un servicio de acceso a Internet de pago, a unos costes que más que megas parece que estés comprando caviar.  Inicialmente no quería pagar el acceso a Internet, pero como iba camino de Estados Unidos pensé que si me ponía a “jugar” en la red del avión con mi Kali Linux y algo salía mal, podría terminal en alguna cárcel del país que ahora gobernará Donald Trump, o con alguna otra consecuencia indeseada.
Con estas, decidí que era mejor apagar mi Kali Linux, arranqué mi equipo con Windows, saque la tarjeta de crédito y pagué como mandan las normas. Por desgracia, la dicha de disfrutar un Internet de alto coste no me duro ni diez minutos y me quedé sin Internet porque, al parecer, perdimos el enlace con el satélite y no hubo Internet ni cuando aterricé. Muy frustrado pasé la aduana, me dirigí al vuelo de transferencia para descubrir que, para más INRI, me encuentro con que mi vuelo de conexión tenía un retraso de cuatro horas más las dos con que ya contaba yo de tiempo entre vuelos.

Figura 2: Treinta minutos de conexión gratis, Luego son 7 dólares.

Con algo de rabia, activé la conexión Wi-Fi del smartphone en busca de alguna conexión a Internet que me llevarme a la boca para amenizar este rato de espera. Por suerte – aunque nunca sabes si son de fiar o no y hay que tomar precauciones extras – encontré redes abiertas y, supuestamente, conexión a Internet gratis. Me conecté, abrí el navegador y sí señor, NO era gratis. Era el típico negocio de Hotspot en el que había tres opciones, dos de ellas de pago y una de prueba de tan solo treinta minutos (y yo iba que estar en ese aeropuerto por más de seis horas).

Figura 4: Esto es todo amigos. Paga si quieres más.

Así que, aprovechando la rabia y el tiempo, me puse a pensar de qué manera estarían calculando los treinta minutos que te ofrecían de acceso a Internet para luego cortármelo y decirme que muchas gracias, pero que, si quería seguir usando la conexión, me tocaba usar la tarjeta de crédito nuevamente y pasar por caja.

Vamos a ver cómo calcula el tiempo

A la cabeza se me vino una idea, y era que podrían estar usando una combinación de cookies y la dirección MAC de mi tarjeta de red, así que arranqué otra vez mi equipo con Kali Linux, me conecté a la red, le di clic a la opción de treinta minutos gratis otra vez. Después de navegar un momento mire las cookies almacenadas y resulta que no había ninguna.

Figura 4: Nuevo equipo, nueva conexión

Así que sólo me quedaba probar la idea de que pudieran estar identificándome por la dirección física de mi tarjeta de red. Espere a que se me acabaran mi dichosa media hora de conexión gratuita a ver si algo mas sucedía pero nada raro paso. Me desconecté de la red, cambié la dirección física y como en el método científico, me puse a probar la hipótesis propuesta.

Figura 5: Cambiando la dirección MAC en mi Kali Linux

Y como en el método científico, hipótesis probada igual a teoría. Para los que sean principiantes voy a explicar el cambio de mi dirección MAC, que es bastante sencillo.  Solo hay que hacer uso en Kali Linux del comando “ifconfig wlan0 hw ether [NuevaMac]” y por ultimo subí la interfaz con un comando “ifconfig wlan0 up”. Si se quisiera verificar, que el cambio de dirección mac se efectuó correctamente, simplemente usa “ifconfig wlan0” para ver que la nueva dirección está funcionando.

Figura 6: Treinta minutos más. Y cuando se acabó, nueva MAC.

Por supuesto, la medida de seguridad es malísima, y cualquier hacker o pentester podría saltarse esta protección de seguridad, que no tiene ningún misterio, así que yo creo que los administradores de este sistema han decidido que esta red Wi-Fi sea gratis para los hackers, y por eso la dejan así, ya que esto ni es nuevo, ni desconocido para las empresas que montan hotspots Wi-Fi. Así que… decidí entretenerme por Internet hasta que llegó la hora de mi vuelo, gracias a estos que piensan en los hackers.

Fuente:

elladodelmal.com

Autor:  Ivan Fernández (Mfernandezt2@hotmail.com)