Número de lecturas: 1458
{lang: 'es-419'}

Pokémon Go es el último juego que está siendo un enorme exito entre los usuarios de smartphones, ¿qué debemos tener en cuenta si lo instalamos?
¿Qué es Pokémon Go?
Es un videojuego de aventura que usa la realidad aumentada, mezcla imágenes reales captadas por la cámara del dispositivo con elementos multimedia. Usa además el GPS del móvil para posicionarnos en un mapa real, y conexión de datos para conectarnos al servidor.
El juego requiere que el usuario recorra físicamente su entorno para encontrar Pokémons que irán apareciendo. Éstos irán aumentando de nivel en base a pruebas y objetos que el usuario vaya encontrando y/o comprando. Además, existen sitios “especiales” para el juego como Poképaradas (Pokéstops) y gimnasios, donde siempre hay un nivel de acción alto, por lo que serán lugares físicos muy frecuentados por los jugadores.


Aunque la app se publicó el 6 julio en Australia y Nueva Zelanda y al día siguiente en Estados Unidos, copias de la aplicación han circulado por todo el mundo, superando en usuarios a aplicaciones populares como Tinder y siguiendo de cerca a Twitter.

En España esta aplicación comenzó a verse instalada en dispositivos móviles el jueves 7 de julio, sin que se hubiera publicado aún en nuestro país. Esto ha supuesto que los usuarios consiguieran la aplicación (.apk) de forma no oficial, y se la descargaran de sitios que no son las tiendas oficiales, con el consiguiente riesgo de privacidad y seguridad que a continuación detallaremos. Desde hoy, para todos aquellos impacientes en probarla, decir que ya está publicada la app en las tiendas oficiales de Google y de Apple.

¿Qué problemas puedo encontrarme al usar este juego?
Podemos encontrar inconvenientes en varios aspectos, unos más importantes que otros, pero deberemos tenerlos todos en cuenta.
Problemas físicos
Lo primero que hay que señalar es que es un juego en el que hay que moverse por el mundo real, y eso implica desplazamiento. Si vamos en un vehículo “cazando Pokémon” podemos acabar cazados por la Policía, por un bordillo o por una farola. También es posible que nos guíen a sitios en los que no deberíamos entrar, como por ejemplo una comisaría, un jardín de una casa privada, o incluso algún sitio peligroso como Mosul (Irak, zona de guerra contra el ISIS) o algún callejón discreto, donde además de Pokémons, han cazado también móviles, carteras, etc.
Al igual que con el tema de los selfis, el riesgo físico hay que valorarlo de forma adecuada, en caso contrario otros lo harán por nosotros (Policía Local, Guardia Civil, algún vecino celoso de su privacidad…)

Riesgos de privacidad
Esta aplicación, al instalarse requiere una serie de permisos para acceder a funciones y datos del dispositivo, igual que sucede con otras aplicaciones. Sin embargo, en la primera actualización de Pokémon Go para iOS los permisos ha sido uno de los cambios. Por este motivo, conviene revisarlos y comprobar que estamos de acuerdo con la información de nuestro dispositivo a la que accede la app. Según Google y Niantic, la empresa creadora del juego, se limitará la recogida de datos de la aplicación.
Los permisos, que a día de hoy solicita a los usuarios con dispositivos Android, son los que se muestran en la siguiente captura de pantalla:

En relación a este tema, la privacidad, comentar que se han detectado una serie de “aplicaciones de terceros” relacionadas con el juego, las cuales solicitan muchos más permisos que la propia aplicación Pokémon Go. Por ejemplo, un investigador de RiskIQ, dice haber detectado 172 de estas aplicaciones no oficiales relacionadas con la aplicación. También hay noticias que recogen algún caso que pone de manifiesto el problema de hacer uso de la geolocalización: Descubre que su novio le era infiel gracias a Pokémon GO.

Malware

Como no podía ser de otra forma, el hecho de que no estuviera publicada la app hasta hoy en las tiendas oficiales de aplicaciones de Google e iOS, hizo que proliferaran en la red versiones “manipuladas del juego” para que los usuarios las descargaran en sus dispositivos. La empresa de seguridad Proofpoint, por ejemplo, ha reportado la aparición de Droidjack en una copia de la aplicación, un malware con capacidades de administración remota que deja en manos del ciberdelincuente el control del dispositivo móvil.

Mediante este tipo de malware los criminales tienen acceso a las funciones y datos del móvil, y a los sitios desde los que se accede desde el mismo, de forma que un dispositivo con este malware estaría recopilando y enviando web visitadas, usuarios y contraseñas, además de otra mucha información.

Si hemos instalado la aplicación sin esperar a que estuviese publicada hoy en las tiendas oficiales y queremosasegurarnos de que no estaba infectada con el troyano podemos seguir la recomendación que nos hacen en esteartículo de Xatakandroid.

Coste o consumo

Aunque la aplicación es gratuita, uno de los permisos que solicita es la de hacer pagos, lo que indica que habrá posibilidad de comprar objetos, características, etc. Esto en manos de un niño puede ser un problema como se vio en su día con un ejemplo en Jurassic World y este otro con el FIFA 16.

Además del gasto económico directo del juego, hemos de analizar también el consumo de datos de la aplicación, según alguna noticia publicada con una hora diaria podría llegar a los 400MB al mes, lo que sumado al consumo habitual, podría superar nuestra tarifa de datos y tendríamos que pagar ese exceso, o bien sufrir una conexión muy lenta.

Por último la batería. En este juego deben estar activados el GPS y los datos de forma continuada, esto implica un gasto de batería enorme. Si además unimos el consumo de la cámara y de la pantalla, que aunque son menos tiempo, también cuentan, conseguiremos que nuestra batería se consuma en muy poco tiempo. Todo ello implica que nos podamos “quedar tirados” sin móvil en poco tiempo, y hemos de tenerlo en cuenta.

Aplicaciones mágicas

Como comentábamos en el apartado de malware, aprovechando el tirón del juego, los malos también han publicado “aplicaciones mágicas” relacionadas que si las instalas, ofrecen la posibilidad de robar los Pokémon de otros usuarios, subirlos de nivel, incrementar el nivel del entrenador, obtener más monedas, manipular la posición GPS, etc. Lo que los usuarios deben saber es que estas aplicaciones están diseñadas para robarnos información de nuestro móvil, que puede ir desde el robo de la cuenta de Google hasta la del Banco.

Esta estrategia de engaño no es nada nueva, ha pasado con muchos otros servicios y aplicaciones de moda,Facebook de colores, videollamadas Whatsapp, etc. y era de esperar que sucediera también con Pokémon GO, debido a su éxito.

 ¿Cómo prevenir todos los problemas mencionados?

En cuanto a los consejos tecnológicos, los más importantes son los siguientes:

  • Descargar la aplicación sólo de los mercados de aplicaciones oficiales.
  • Limitar al máximo los permisos que concedemos a las aplicaciones, y si no nos convencen los que solicita, mejor no instalarlas.
  • Configurar la opción de solicitar contraseña al realizar pagos desde el móvil.
  • Cuando no estemos usando la app, desactivar el GPS.
  • Para ahorrar consumo de datos, mientras se usa el juego se aconseja no usar otros servicios con conexión como: correo, Facebook, Whatsapp, etc. o bien maximizar el uso de wifi cuando se pueda, evitando riesgos si hacemos uso de wifis públicas.
  • Para ahorrar batería, apagar wifi, Bluetooth, bajar el brillo, cerrar aplicaciones en segundo plano… o disponer de una buena batería externa. El modo “ahorrar batería” del juego no es mágico.

Otros consejos, que aunque no están relacionados directamente con ciberseguridad, también son importantes aplicar:

  • Conducir nunca es compatible con jugar.
  • Pongamos cuidado cuando vayamos paseando y jugando. ¡Párate antes de cazar un Pokémon!
  • Ojo a determinadas zonas, donde el paso está prohibido o no aconsejado.

Disfrutad de un juego que os obligará a moveros de verdad, pero tened siempre presente los consejos, prevenir es mejor que curar.

Fuente:

osi.es

Be Sociable, Share!