Número de lecturas: 2683
{lang: 'es-419'}

Durante una entrevista para Forbes, Ladar Levison revela más pistas de por qué ha tenido que cerrar Lavabit y el aparente acoso que está recibiendo por parte de autoridades estadounidenses, particularmente la NSA, para entregar información que probablemente ha circulado a través de su servicio de email completamente privado.

Recientemente publicamos acerca del cierre de Lavabit, el servicio de correo electrónico seguro que tenía como principal característica el garantizar la privacidad de sus usuarios. Los motivos para dejar de funcionar fueron presiones para entregar datos por parte del gobierno de Estados Unidos.

En una entrevista con Forbes, Ladar Levison, fundador de Lavabit explica los motivos exactos por los cuales decidió echar el cierre al servicio que consiste en, según él, acoso por parte del gobierno estadounidense similar al sufrido por Aaron Swartz, aunque considera que la protección por parte de su abogado ha sido instrumental para protegerse y superar todo el episodio. Aún sin dar detalles exactos pues lo tiene prohibido, lo que aparentemente recibió es una orden de registro secreta emitida por la NSA acompañada de algo conocido en Estados Unidos como gag order que es similar equivalente al secreto de sumario en España o la limitación de información por parte de las personas involucradas en dicha orden de registro. Es ese el probable motivo por el cual Levison no puede dar detalles del caso. Ni siquiera con el único empleado que tenía.

Levison también ha explicado durante la entrevista que no tiene ningún plan de incurrir en actividades ilegales o de hacer más difícil el trabajo de las autoridades, ha recibido «dos docenas» de órdenes judiciales durante los pasados diez años y en caso que técnicamente le es posible acceder a la información, la entrega. Lavabit permite el cifrado de correos electrónicos de tal forma que sólamente aquellas personas que conocen la contraseña pueden leer sus contenidos. Aún cuando Lavabit es quien ofrece el servicio tampoco tiene la posibilidad de des-cifrar mensajes a menos que tengan dicha contraseña. Además, una vez que un email es borrado, desaparece completamente del sistema sin posibilidad alguna a ser recuperado.

Los fines de Lavabit no eran, de ninguna forma, evitar o rodear a la justicia, simplemente ofrecer un servicio verdaderamente seguro de intercambio de información sin miedo a ser espiado por terceros, ya sea un gobierno u otro individuo. Para Levison lo que realmente sorprende son los métodos usados por la NSA para obtener información que, de todas maneras, muy probablemente no tenga.

Finalmente explicó que él mismo está alejado del uso del email. «Si supieran lo que yo se, muy probablemente ustedes tampoco estarían usando el correo electrónico». Da mucho para pensar.

Fuente:
http://foro.elhacker.net

Be Sociable, Share!