Número de lecturas: 3775
{lang: 'es-419'}

Un terremoto se vivió esta mañana en el mundo de la telefonía móvil, después de que Nokia anunciara una asociación con Microsoft, que traerá Windows Phone 7 a los equipos de la compañía finlandesa.

El anuncio se venía anticipando hace semanas, y se sospechaba casi desde que Stephen Elop asumió como CEO de Nokia – antes de asumir esa posición, Elop se desempeñaba como jefe de la división de negocios de Microsoft.

Ahora, “Nokia adoptará Windows Phone como su principal estrategia para smartphones”, afirmó la empresa.

Sin embargo, ¿es esta una buena decisión para Nokia?

No hay dudas de que la compañía ha estado en crisis desde hace años. Mientras los demás fabricantes de smartphones se enfocan en mejorar la experiencia de usuario, e iOS de Apple y Android de Google se imponen en el terreno de los teléfonos de gama alta (que son los que generan las ganancias), Nokia se aferraba a Symbian, un sistema operativo cada vez más enredado.

La apuesta de Nokia para competir era Meego, un sistema operativo que lleva largo tiempo en desarrollo y que todavía no está implementado en ningún equipo – de hecho, el primero que iba a salir este año fue cancelado.

Ahora, Nokia apuesta por un sistema operativo que si bien está armado y funcionando en algunos dispositivos, no tiene todavía ni función de copy/paste. Le queda muchísimo trabajo que hacer a la hora de competir con Android o con iOS – aplicaciones, desarrolladores, servicios que no funcionan en más países que Estados Unidos (Bing, Bing Maps, etc) y otros productos.

De acuerdo a las declaraciones de Elop, “Nokia ayudará a impulsar y definir el futuro de Windows Phone”. La frase ha sido interpretada como que la compañía finlandesa tendrá la atribución de influir sobre el software y modificarlo, lo que podría fusionar algunos de los servicios que ya ofrece Nokia. Elop también ha señalado que la empresa ayudará a que “Windows Phone llegue a un mayor rango de precios, segmentos de mercado y geografías”, lo que implica la creación de una mayor variedad de equipos.

Algunos han criticado que Nokia no haya optado por usar Android, como han hecho otros. Elop ha justificado la decisión debido a que con tanta competencia que usa ese sistema operativo, le sería difícil a la compañía diferenciarse de otros (como Motorola, Samsung, HTC, etc) – considerando además que esa alta competencia hace bajar los precios.

Estratégicamente, el acuerdo entre ambas empresas tiene sentido. Nokia necesita software, y Microsoft necesita el hardware. Es una medida que Nokia ha visto como necesaria, después de estar perdiendo participación de mercado continuamente en los últimos años.

Esto no será el fin para Nokia, pero seguramente vendrá una etapa de transición que será muy dura para la empresa. Para los usuarios, también: habrá que esperar que Windows Phone se ponga al día y pueda competir en algún momento a la par con sus rivales.

Link: Open Letter from CEO Stephen Elop, Nokia and CEO Steve Ballmer, Microsoft (Nokia vía Wayerless)

Fuente:

fayerwayer.com


Be Sociable, Share!