Número de lecturas: 7458
{lang: 'es-419'}

Resumen del uso y conceptos sobre firma electrónica

Introducción al concepto de firmas electrónicas

El paradigma de firmas electrónicas (también llamadas firmas digitales) es un proceso que hace posible garantizar la autenticidad del remitente (función de autenticación) y verificar la integridad del mensaje recibido.

Las firmas electrónicas también poseen una función de reconocimiento de autoría, es decir, hacen posible garantizar que el remitente ha enviado verdaderamente el mensaje (en otras palabras, se aseguran de que el remitente no pueda negar el envío del mensaje).

¿Qué es una función hash?

Una función hash es una función que hace posible obtener un hash (también llamado resumen de mensaje) de un texto, es decir, obtener una serie moderadamente corta de caracteres que representan el texto al cual se le aplica esta función hash. La función hash debe ser tal que asocie únicamente un hash con un texto plano (esto significa que la mínima modificación del documento causará una modificación en el hash). Además, debe ser una función unidireccional para que el mensaje original no pueda ser recuperado a partir del hash. Si existiera una forma de encontrar el texto plano desde el hash, se diría que la función hash presenta una “trapdoor”.

Crear una huella digital de un documento utilizando la función hash

Como tal, puede decirse que la función hash representa la huella digital de un documento.

Los algoritmos hash más utilizados son:

  • MD5 (MD que significa Message Digest; en castellano, Resumen de mensaje). Desarrollado por Rivest en 1991, el MD5 crea, a partir de un texto cuyo tamaño es elegido al azar, una huella digital de 128 bits procesándola en bloques de 512 bits. Es común observar documentos descargados de Internet que vienen acompañados por archivos MD5: este es el hash del documento que hace posible verificar su integridad.
  • SHA (Secure Hash Algorithm; en castellano, Algoritmo Hash Seguro) crea una huella digital que tiene 160 bits de longitud.
  • SHA-1 es una versión mejorada de SHA que data de 1994. Produce una huella digital de 160 bits a partir de un mensaje que tiene una longitud máxima de 264 bits y los procesa en bloques de 512 bits.

Verificación de la integridad

Al enviar un mensaje junto con su hash, es posible garantizar la integridad de dicho mensaje, es decir, el destinatario puede estar seguro de que el mensaje no ha sido alterado (intencionalmente o por casualidad) durante la comunicación.

Garantizar la integridad mediante la huella digital del documento

Cuando un destinatario recibe un mensaje simplemente debe calcular el hash del mensaje recibido y compararlo con el hash que acompaña el documento. Si se falsificara el mensaje (o el hash) durante la comunicación, las dos huellas digitales no coincidirían.

Sellado de datos

Al utilizar una función hash se puede verificar que la huella digital corresponde al mensaje recibido, pero nada puede probar que el mensaje haya sido enviado por la persona que afirma ser el remitente.

Para garantizar la autenticidad del mensaje, el remitente simplemente debe cifrar (generalmente decimos firmar) el hash utilizando su clave privada (el hash firmado se denomina sello) y enviar el sello al destinatario.

Función de sellado del documento

Al recibir el mensaje, el destinatario deberá descifrar el sello con la clave pública del remitente, luego deberá comparar el hash obtenido con la función hash del hash recibido como adjunto. Esta función de creación de sellos se llama sellado.

Más información

Este documento intitulado « Firmas electrónicas » de Kioskea (es.kioskea.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.

Be Sociable, Share!